Conspirando contra el Nuevo Orden Mundial
“En una época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario”-George Orwell

El terror global “antiglobal”


El movimiento antiglobalista mundial no es sino una versión moderna de la revuelta de las turbas jacobinas de la Revolución Francesa, manipulada por el imperio británico, y que sirvió de base al “zoológico rebelde” que el primer ministro lord Palmerston organizó más tarde, a mediados del siglo 19, con el propósito de desestabilizar a los regímenes de sus ex aliados de la Santa Alianza. Era el mismo esquema: utilizar turbas jacobinas producto de las medidas económicas liberales, para terminar de desmontar regímenes monárquicos caducos.

De la misma manera, la oligarquía financiera del eje Londres-Nueva York, y las familias agrupadas a su alrededor en todo el mundo, ante su inminente quiebra financiera, azuzan hoy día a las nuevas turbas de sans-culottes, surgidas de entre las masas de miserables que producen la globalización y el libre comercio, para eliminar del mapa mundial cualquier vestigio de genuina resistencia nacional a sus programas demenciales. El mismo modus operandi que el imperio británico siguió cuando promovió las ideas de Carlos Marx desde el Museo Británico para socavar las ideas y programas del sistema americano de economía política, verdadero enemigo del libre comercio.

Así como la Revolución Francesa tuvo sus mecenas entre los círculos financieros de Jaques Necker y el duque de Orléans, que fomentaron a ideólogos y propagandistas como Jean-Jacques Rousseau, el movimiento antiglobalista no se queda atrás y cuanta con dos grandes familias del Establishment oligárquico: la familia Goldsmith, y George Soros, que financian el movimiento antiglobalización y fomentan la difusión de nuevos ideólogos, como el profesor Toni Negri, fundador de las Brigadas Rojas en Italia, famosas por el asesinato del primer ministro italiano Aldo Moro.

El movimiento antiglobalista tiene raíces comunes con el fenómeno del nuevo terrorismo, que sería mejor catalogar de “guerra irregular postmoderna”. Una de sus características más peculiares es que sus demandas no se circunscriben al ámbito del Estado nacional soberano, al que desprecian, sino que son demandas de intereses particulares de grupos locales elevadas a problemas mundiales (globales) cuyas soluciones exigen la estructura de un gobierno mundial. Es una amalgama de organizaciones formales que vienen de las luchas insurreccionales anteriores, a partir de la década de los sesenta, con el oscuro enjambre de organizaciones no gubernamentales (ONG) que proliferaron a partir de los ochenta. Estas últimas son de lo más diverso, desde las que supuestamente defienden los derechos humanos, generalmente contra las fuerzas armadas nacionales, hasta organizaciones ambientistas e indigenistas que oponen sus demandas a los intereses del desarrollo económico y de infraestructura, para exigir intervenciones supranacionales en defensa de supuestos derechos de una humanidad tan difusa donde la idea de una “aldea global” en que las poblaciones y sus intereses son reducidas a tribus.

Como dijimos, los dos focos más visibles de este control son las redes de George Soros y la familia de financieros anglofranceses Goldsmith, ambos vinculados directamente a los círculos íntimos de las finanzas de la Corona británica.

Soros comenzó su carrera de filántropo de las causas de la “ciudadanía global” primeramente promoviendo la causa de los “derechos humanos”, a través, principalmente, de la organización Human Rights Watch. Para él, el desarrollo de una estructura supranacional de derechos humanos era fundamental para debilitar a las fuerzas armadas de Iberoamérica, ya que, como su propio hermano Paul lo declaró, no hay garantías para los inversionistas extranjeros mientras exista una estructura fuerte del Estado nacional y sus fuerzas armadas.

La campaña “en pro de los derechos humanos” dirigida a satisfacer estos propósitos contra el Estado nacional soberano y erigir una estructura de gobierno mundial surgió a mediados de los setenta, como proyecto del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York (CFR) y su criatura la Comisión Trilateral. El régimen del presidente Jimmy Carter se encargó de la primera fase de ejecución, desestabilizando en especial a los gobierno resueltos a realizar grandes obras de infraestructura y energía, desde Irán hasta Brasil. Al mismo tiempo, las fundaciones del Establishment angloamericano promovían a personajes como el cardenal Paulo Evaristo Arns como grandes campeones de los derechos humanos.

Pero no imaginemos que las sensibilidades “sociales” e insurreccionales de la especulación financiera mundial se restringen a los círculos del mecenas antimilitarista George Soros. Un caso aún más escandaloso lo tenemos en la visita del presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York, Richard Grasso, a la selva amazónica colombiana, el centro mundial de la producción y refinación de la coca, visita registrada en la prensa mundial con su fotografía abrazado con el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, no casualmente el encargado de las finanzas del grupo narcoterrorista.

Otra de las fuentes de financiamiento del movimiento antiglobalista es la familia del fallecido financista James Goldsmith y su hermano Teddy, fundador de la revista The Ecologist. Los hermanos Goldsmith tienen un negro historial vinculado a ciertos círculos de los servicios de inteligencia angloamericanos, precisamente con la red que creó y apoyó el crecimiento de los muyajedín de la Guerra de Afganistán, que, como mencionamos, incubó al más irracional fanatismo terrorista islámico actual.

La familia Goldsmith, dando muestra de sus proclividades sociales, tiene, como Soros, como propia la estructura de ONG antiglobalistas, como el llamado Foro Internacional Sobre Globalización (IFG), y es una de las fuerzas centrales en la organización de las actividades del FSM. La relación con el Partido de los Trabajadores es directa y sin mediador. Por ejemplo, luego de las multitudinarias manifestación de Génova, el presidente municipal de Porto Alegre, Tarso Genro, que tuvo la misión de ser el portador de la carta de Porto Alegre entregada a los representantes del Grupo de los 8 (G-8), tuvo una cena privada con Teddy Goldsmith en su castillo en Siena.

Zac Goldsmith and Alice Rothschild

Además de fijar la agenda —por ejemplo, el “problema étnico” o “antropológico”, “indigenista”, etc—, estas redes han tenido una actividad funcional. Por ejemplo, la familia Schlumberger de Menil se han ensuciado las manos patrocinando revueltas continuas en América Central, en alianza con el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), órgano oficial de la Iglesia Anglicana. Respaldó a la guerrilla centroamericana por medio de su fundación en Houston, Texas, que también promovía a los gurúes de la existencialista teología de la liberación, como el cardenal retirado Paulo Evaristo Arns, considerado una especie de “capellán” del Foro de São Paulo, y uno de los creadores del PT. Además, la familia De Menil es célebre porque fue la que compró el barco Granma que transportó a Fidel Castro y sus compañeros de la Sierra Maestra de México a Cuba.

Forman parte de este aparato colonialista, las redes políticas de la familia Mitterrand, a la cual estuvo vinculado Regis Debray, teórico del foquismo guerrillero de los sesenta. La viuda del presidente François Mitterrand, Danielle, ha ganado fama por su activismo insurreccional, su visión “etnica” del mundo y su demanda de limitar la soberanía de los Estados nacionales. En un tiempo, estuvo obsesa con crear enclaves como el que se pretendía darle a los kurdos en el norte de Irak, al final de la Guerra del Golfo. Danielle es una entusiasta de ensayos separatistas en Iberoamérica, como el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), de Chiapas, México —al que también aplaude el magnate Teddy Goldsmith—, y del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST), de Brasil. Tanto los zapatistas como el MST y las FARC son parte oficial del FSM.

DOCUMENTO COMPLETO

Ninguna respuesta to “El terror global “antiglobal””

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: